Choritos a la Chalaca

Choritos a la Chalaca

Para cuatro personas

Los choritos a la chalaca, nombre que viene del mismo lugar de origen, se puede decir que hoy por hoy, esta entrada es muy conocida en todo el Callao, distrito constitucional de Perú, y que tiene una peculiaridad en su preparación y es que la facilidad y el sabor no se pierden, porque al ser parte de los ingredientes base de toda comida, este aperitivo no pueden dejar sin dudas al que la pruebe.

Hígado Encebollado
Tallarines Verdes
Pure de Yuca
Pollo a la brasa

Reseña de los choritos a la chalaca

Una de las infaltables comidas en la costa peruana, y especialmente en tierra chalaca (denominado al lugar de origen) es que la abundancia de especies marinas ha hecho que el consumo de pollo, sea relegado por el pescado, los mariscos o los choros (una especie de la familia de los mejillones), que no solo en las sopas de mejillones es bueno, sino también en los aperitivos que se pueden hacer en cualquier momento y lugar.

Actualmente, existen muchos restaurantes que llevan el nombre de choros, pero esta denominación también tiene un significado muy peculiar, ya que a las personas que extraen lo ajeno o se apropian de forma ilícita, en el Perú son denominados con este nombre, según alguno mencionan que el origen se debe a que las personas de esta condición suelen comer en cada momento este alimento que lo encontraban en las playas aledañas.

Este plato a lo largo de los años a tenido una aceptación popular, al punto que ahora es reconocido dentro la lista gastronómica peruana; y a generado una popularidad en la costa norte, teniendo un origen de combinar la famosa salsa criolla y la maceración con el limón, que le proporciona un toque único y en palabra de los creadore, un sabor chalaco.

Ahora pongamos mano a la cocina para comenzar, entonces vamos 🙂 🙂

Ingredientes

  • Dieciséis choritos o mejillones para las cuatro persona
  • Cebolla solo dos de preferencia rojas cortadas en cuadritos
  • Rocoto solo uno sin pepas ni venas
  • Ají amarillo solo uno
  • Tomates medianos solo dos, sin pepas ni piel
  • Seis limones para la maceración
  • Diez tallas de culandro o cilandro
  • Pimienta al buen gusto
  • Aceite de oliva virgen dos cucharadas
  • Dos choclos o maíz desgranados y sancochados
  • Por último sal al gusto

Preparación

  1. Comenzamos limpiando los choros, recuerda limpiarlos con un cepillo para así retirar los restos marinos que encontremos, lavalos bien y en una olla llénalo de agua hasta la mitad, después agregamos lo lavado, lo ponemos a hervir y esperamos a que comience a que rompa en hervor, para a partir de ese momento esperar unos ocho a diez minutos. Recuerda que los alimentos marinos se sancochan muy rápido. Una vez sancochado escurrimos el agua y reservamos.
  2. Una vez hervidos lo pasamos por agua fría y abrimos dejando solo una valva (parte media del mejillón), comenzamos a retirar las viandas, las cuales limpiaremos los filamentos y reservamos.
  3. Ahora comenzaremos a hacer la salsa criolla y para ello necesitaremos la cebolla que hemos cortado de forma uniforme, el rocoto igualmente cortados en cuadritos, el ají amarillo cortados de la misma forma que el resto, los tomates cortado en cubos, el choclo bien sancochado, el culandro picado y comenzamos a darle sabor poniendole la sal, la pimienta, los limones y removemos todo.
  4. Ahora solo resta colocar las viandas en las valvas limpias, y encima comenzamos a colocar la salsa criolla preparada, así lo haces con los todos y listo, ya tenemos un aperitivo que de hechos le gustara a la familio o los comensales, buen provecho 🙂 🙂 🙂

Recomendación

Para cortar de forma uniforme la cebolla, es necesario cortar solo un lado y dejar la parte de la raíz, para así cortarlo sin problema alguno.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *